Villa Leonor

Estudio: Wit Architects

Fotografía: Meritxell Arjalaguer

El proyecto se vio empañado desde el principio de todas las experiencias pasadas que han tenido lugar en la casa, los recuerdos llenan cada espacio y te empujan por igual en ambas direcciones, manteniendo el edificio prácticamente como si fuera una ruina romana o borrando todo y volviendo a empezar, sin dejar rastro de vida anterior.

Esta dicotomía es precisamente el punto de partida de la columna vertebral de los diseños, el triaje de lo que da carácter al edificio y lo que puede o incluso debe ser modificado es nuestro punto de partida.

Las intervenciones buscan devolver a Villa Leonor el ambiente para el que fue diseñado originalmente, una casa de verano relajada.. La intención de subrayar intencionadamente la diversión, el uso relajado e incluso ingenuo de la residencia se puede percibir en la disposición de todos los espacios, tanto en la parte superior como en la inferior de los apartamentos. Hemos tratado de tener siempre en mente que una casa es para ser disfrutada.

La ubicación y morfología de la escalera fue crucial para el desarrollo del proyecto, la intención era señalar el "nuevo" objeto extranjero con una materialidad totalmente diferente, actuando como una glicinia en los edificios de principios de 1900, llenando las pequeñas grietas, buscando la luz del sol, abriéndose en la fachada como única abertura que no sigue la forma y el material de las casas unifamiliares de la época.

Las aberturas restantes que necesitaban ser reemplazadas o las nuevas aberturas que se diseñaron, se hicieron siguiendo las formas y materiales tradicionales, muros de carga, arcos, madera y un estudio detallado de dónde deben ubicarse las aberturas según los nuevos diseños.

Los arcos se convierten en el elemento que une lo antiguo y lo nuevo, tanto en la distribución interior como en las aperturas de las fachadas antiguas y nuevas. Destacando la forma arquitectónica más antigua, utilizada en cuevas por nuestros antepasados, que nos devuelve a aquellas tardes de verano en las que jugar, cualquier cosa puede convertirse en nuestra cueva.

El apartamento de la planta baja se organiza en torno a la chimenea definida por los dos arcos principales que imitan al de la fachada, el resto del programa se organiza en torno a los arcos principales.

El contacto constante entre el interior y el exterior se persigue en todos los espacios de los apartamentos, excepto en el espacio alrededor de la chimenea, donde la introspección se ve reforzada.

El apartamento de la planta superior es un proceso de diseño mucho más extrovertido, pensado desde el profundo placer hedonista en el que largos almuerzos, cenas y debates, se comparten en espacios generosos y ventanas ligeramente desproporcionadas para introducir el mundo exterior.

La búsqueda de la alegría es cristalina en la aparente despreocupación y descuido, dejando fuera de la ecuación elementos utilitarios como el zócalo, los guardarropas e incluso los pomos de las puertas. El objetivo era generar una caja monocromática donde se adquieren texturas, muebles y recuerdos a medida que se va instalando la nueva casa.

Ficha de datos

COLECCIÓN:
Contemporánea - A
MANDO:
Monomando
PRODUCTO:
Grifería
TIPO DE PROYECTO:
Vivienda

Productos relacionados

Registrar nueva cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Loguearme O Restablecer la contraseña