Indicadores, uñeros y condenas